Historia de La Banda de El Cerro

La Banda Municipal de Música de El Cerro de Andévalo es actualmente una de las entidades musicales más antigua de la provincia de Huelva. Más de ciento diez años casi sin interrupción avalan a esta Banda de Música, sello de identidad de este pueblo del Andévalo.

La primera noticia escrita que tenemos de la Banda de Música como organización formalmente constituida aparece en una carta remitida desde la provincia de Matanzas, en Cuba, por un paisano de El Cerro llamado Juan Valle, donde en plena guerra (1898) escribe a un amigo y le dice textualmente: “Veo con bastante alegria se haya formalizado la Musica en El Cerro, sintiendo no estar yo hay, porque desde luego hubiera formado parte de ella…”. Su primer organizador y director fue Don José Asensio.

Desde entonces y hasta el día de hoy más de ciento diez años, casi sin interrupción, donde la Música en El Cerro perdura con continuidad y constancia. Ha llevado sus sones musicales a casi toda la provincia de Huelva. Toda la geografía onubense ha escuchado alguna vez a la Banda Municipal de El Cerro: En Semana Santa, en fiestas patronales, en carnavales, en ferias de verano, en definitiva, cada vez que se han pedido los servicios musicales de esta entidad cultural cerreña. En su largo caminar ha tenido épocas de mejor lucimiento y otras, como en los difíciles años de la guerra y la posguerra, de precaria imagen, donde apenas actuaban, tan solo en momentos determinados y por supuesto con un número reducido de componentes.

Ha tenido, lógicamente, varios directores en su larga vida: Don Fernando González, hijo de Don Felipe, secretario del Ayuntamiento; Don Fidel López Castilla, natural de Castaño-del Robledo, quien la organizó y estuvo al frente de la misma hasta 1930, año en que se marchó a Zafra, contratado como Director de la Ban¬da de Música de aquella localidad, al ofrecérsele mejores condiciones económicas (4.000 ptas. anuales en lugar de las 1.000 que percibía en El Cerro). En estos años existía en El Cerro una notable afición por la música, según se desprende de las informaciones recibidas de quienes vivieron aquella época. Tras la marcha de Don Fidel se hace cargo de la Banda Don Juan Bautista González Rome¬ro, hijo del pueblo, que la dirige hasta 1935, en que dimite por razones profesionales.

En este año 1935, la Banda se organiza de manera muy original, a base de una Sociedad denominada "Amigos del Arte", que eligió como Presidente (y Director al mismo tiempo, según exigían los Estatutos de la Sociedad) a Don Pedro González Fernández. El Estatuto de aquella Sociedad fue legalizado, con arreglo a la Ley de Asociaciones vigente, con fecha 19 de febrero de 1935, conservándose aún como un verdadero documento histórico, cuya lectura es muy interesante. Una vez terminada la Guerra Civil de 1936, se organiza de nuevo con las mismas bases anterio¬res y bajo la misma dirección, hasta que, en 1944, se hace cargo de la misma, previa votación de los músicos, Don Sebastián Rodríguez Romero. Los Estatutos pierden vigencia a partir de este momento, y la Banda vuelve a considerarse Municipal.

Don Sebastián Rodríguez, sin lugar a duda el director con más años como responsable de la Banda de Música -50 años al frente de esta entidad cultural- recibió un merecidísimo homenaje en 1994. Nació Sebastián en El Cerro de Andévalo el 19 de marzo de 1918. Cuando apenas contaba diez años, y sin tener conocimientos musicales, ya tocaba un cornetín que su padre, excelente músico de esta Banda, ejecutaba. A los trece años ingresó en la Banda bajo la Dirección del Maestro Don Fidel López Castilla, ejecutando el Requinto. Un año más tarde pasó a clarinete principal, papel que desempeñó con gran brillantez. A partir de las primeras nociones de solfeo, se puede decir que el Maestro Sebastián Rodríguez ha sido un autodidacta, cuyo tesón y fuerza de voluntad ha hecho que ejecute prácticamente todos los instrumentos de la Banda, pero particularmente saxofón y clari¬nete, que domina con gran virtuosismo y fluidez. En los primeros años de la década de los años setenta, debido a la falta de componentes y la escasa ayuda económica que recibe, la Banda pasó por momentos difíciles en su supervivencia. La creación de la Agrupación "Amigos de la Música", en 1974, palió en gran medida estas dificultades, mediante la fundación de una Escuela de Solfeo e Instrumentación para niños, así como la reparación y compra de instrumentos.

Don Isabelo Serrano Márquez ostenta la dirección de la Banda desde el 10 de Marzo de 1995 hasta el día de hoy, en que sigue siendo su máximo responsable. Aparte de la propia dirección musical el maestro Isabelo se vuelca en la formación de los nuevos miembros, gestiona  contrataciones y lucha, en fin, por su Banda y la Música en general como gran pasión de su vida.